lunes, 10 de marzo de 2014

Up in the sky

El móvil comenzó a vibrar e iluminó toda la habitación. Inés, lo cogió rápidamente y leyó el mensaje que le acaba de llegar:

"A las 00:30 en la esquina. Como llegues un minuto tarde, me voy sin ti."
 
Inés estuvo a punto de soltar una carcajada victoriosa, siempre conseguía convencerlo, siempre. Al igual que sabía que si se retrasaba ese minuto, iba a seguir esperándola. Siempre habían sido así, no había fiesta en la que no estuviera con Eric, ni Eric con ella. Si no iban los dos, no iba ninguno. Esa era la norma.

Inés abrió el armario en busca de "El vestido". Así llamaba a su vestido favorito y no solo porque le quedara bien sino también para las ocasiones "especiales" y esa noche, intentaría que así fuera. Lo que no esperaba es que Eric, planeaba lo mismo.

Cuando terminó de vestirse, maquillarse, elegir los tacones adecuados y los zapatos de después, salió disparada tras decirles rápidamente a sus padres que salía, que volvería antes de las 3 –hora que de antemano sabía que le iban a decir, como siempre- y que se iba con Eric –su billete para salir definitivamente, si iba con él entonces podía salir-.

Cuando llegó a la esquina, el móvil indicaba que se había pasado diez minutos de la hora. Y tal y como ella pensaba, Eric la seguía esperando apoyado en su moto tan arrebatadoramente guapo como siempre. Muchas historias habían detrás de esa moto, empezando por lo duro que trabajaron para conseguir el dinero para comprarla, casi se podría decir que era de los dos además, casi siempre la usaban los dos juntos, algo que la gente no había pasado desapercibido ya que pese a que todo el mundo seguía insistiendo en que algún día acabarían juntos ella sabía perfectamente que no iba ser así. Una pena, tenía que reconocer que era muy guapo. Y nadie la conocía mejor que él. Pero una relación... era algo que jamás compartirían.

-Llegas tarde- dice Eric, señalando su reloj.