martes, 29 de enero de 2013


Es preciso leer un libro para escuchar dulces palabras. 

Aunque parezca mentira, es una frase que la profesora de latín ha dicho en clase y, aunque le haya salido de forma espontánea y tan sólo para explicarnos sintaxis, me pareció una bonita frase, ¿qué me decís?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario