viernes, 28 de septiembre de 2012

Esta noche dime que me quieres

Image and video hosting by TinyPic


"Entonces, de repente, sin ningún motivo, Tancredi se volvió. Fue como si hubiera notado algo. Pero no sabía nada. O quizá todo. Desde la oscuridad de la nave, a pocos pasos de él, entre la penumbra más densa, ella dio un paso adelante. De pronto aquellas llamas iluminaron su rostro. Tancredi se quedó boquiabierto. Aquel delicado perfil, aquellos ojos entre azules y verdes,  aquellas ligeras pecas, aquel pelo castaño encendido por reflejos rubios, aquella mujer, aquella belleza, los labios entreabiertos, los dientes blancos, perfectos. Tancredi parpadeó como si no creyera en lo que estaba viendo, como si fuera una aparición. Pero, sobre todo, se sintió sorprendido: su corazón latía veloz. Aquella mujer estaba allí, a pocos metros de él, en la penumbra de la iglesia."

"Cerró los ojos y se embriagó con el perfume de hierba mojada, de la tierra, de la vida. Sí, de la vida. ¿Dónde había ido a parar la suya? ¿Su entusiasmo, las notas de su corazón? Cuando volvió a abris los ojos, él estaba allí, a pocos pasos de distancia. Había visto a aquel hombre dentro de la iglesia y la había sorprendido que un extraño hubiera ido a escuchar el coro; pero enseguida se había olvidado de él. Le pareció uno de aquellos turistas que van a hacer footing por el Aventino y aprovechan para entrar en alguna iglesia. Era un hombre muy guapo y le estaba sonriendo. Durante un instante le pareció que le conocía. Sin embargo, pensándolo bien seguro que no lo había visto nunca antes; podría ser perfectamente un extranjero. Tenía los ojos azules, oscuros, intensos y, en cierto modo, fríos."


Aquí os traigo otro libro de Federico Moccia, supongo que este mes me he centrado en este autor, ¿verdad?, en la imagen veréis un libreta que me venía de regalo junto con el libro por el Círculo de Lectores. Con respecto a este libro tengo una opinión mucho más positiva, me ha hecho dudar, mucho; me ha llevado a cuestionarme lo siguiente, si estuviera en el lugar de cada protagonista "¿qué haría?". Os seré sincera, he defendido posturas que luego contradecía con otras jajaja, os juro que algunas veces pensaba que si estuviera en la misma situación, el día a día que pasan cada uno, o hubiera enloquecido o quizás hubiera resistido cual campeona. Son de esas historias que quizás el nivel narrativo te parece sencillito o que en sí no tiene mucha intriga la historia pero que te hacen plantearte simplemente eso, "¡qué harías en su lugar!"  Os habréis dado cuenta ya que esta idea me ha estado rondando por la cabeza bastante tiempo. 
¿Queréis un consejo? Leeros el libro por amor al arte, solo porque os gusta leer, nada más, no porque os tenga que enganchar desde su primera hora; y creo que esto lo generalizaría a todos los libros del mundo mundial. Me ha ocurrido que, en ocasiones, me leía libros que eran muy simplones pero siempre hay un trasfondo que le acabas dando y hace que ese libro te guste como muchos otros.
Si queréis leer la sinopsis de este libro, haced clic aquí

"Estaba amaneciendo. Las gaviotas volaban bajo, sobre el agua. Sus cantos resonaban a lo lejos sobre el mar en calma. Los primeros rayos de sol iluminaron el yate. En el camarote de proa resonaban las notas de Schubert, su último concierto. Tancredi, seguía allí, mirándola, bonita e impetuosa ante aquel piano. Ya sabía por qué un talento de aquellas proporciones había renunciado a la música. Y también sabía por qué la había conocido. Era como él. Un alma a la deriva."


*¡Ah, se me olvidaba!También este libro está muy relacionado con la música clásica así que a los amantes de este estilo de música, quizás os sirva como un punto positivo en vuestra opinión sobre el libro; si os decidís a leerlo, claro está.


Besos,
Luna ^^

1 comentario:

  1. Me gustó mucho, ya que es diferente a los demás libros de Federico ^^
    Por cierto, la portada de el Círculo de lectores me gusta mucho >.< besos!

    ResponderEliminar