martes, 3 de julio de 2012

Desastre en la noche de los recuerdos (Parte I)


Hoy es un gran día para los estudiantes de Zaroa, un pequeño pueblo costero con pocos habitantes pero con grandes fiestas y celebraciones. Una de esas fiestas era la noche de la entrega de notas, tambien llamada noche de los recuerdos, en la cual se hacia una gran hoguera en la playa donde se quemaban todos los apuntes y libros de ese año si, por supuesto, has aprobado dichas asignaturas.

No tenia ningun parecido a la noche de San Juan. Es más, alli no se celebraba. Era unicamente para los estudiantes del pueblo, los cuales tomaban esta fiesta como un simbolo de liberación y de fortuna hacia el próximo año. Las calles se adornaban, todos ayudaban de alguna forma, y los adolescentes estaban emocionados por la llegada de ese dia... todos menos una.

Olaya estaba sentada en una zona donde no habia gente. Vestia unos jeans desgastados y una camiseta negra y ancha, y su pelo oscuro le tapaba la cara. Parecia concentrada mirando a algun punto en la arena mientras daba pequeños sorbos a una bebida dulce que alguien le habia pasado.

- ¿Que miras? - le dijo alguien a su espalda.

Sin mucho entusiasmo se dio la vuelta para ver a Davo sonriendo. Se conocian desde hace muchos años, pero no se hicieron amigos hasta este curso, que les tocó estar en la misma clase. El chico era rubio y alto, muy guapo, aunque algo borde y frío. Por eso no tenia muchos amigos. Se sentó al lado de Olaya, esperando su respuesta.

- La fina línea que separan la felicidad y la desesperación por un futuro incierto - le contestó con aires filosóficos
- Tu estas borracha. ¿Se puede sabes que te han dado?

El rubio le quitó el vaso sin esperar una contestación por parte de su amiga. A primera vista no era mas que cola barata, pero al olerlo se distinguia un fuerte olor a ron.

- será mejor que te acompañe a casa antes de que te pase algo.
- ¡no necesito tu ayuda! es mi vida y puedo vivirla como quiera, tú preocupate por la tuya... ¡ah, no! que ya la tienes solucionada, empollón. Encima tus padres son ricos, tu no tienes de que preocuparte.

Había dado en su punto débil. Esa era la razón por la que la gente no se acercaba a él: era un empollón, borde, pijo y descarado. Él queria cambiar, ser sociable y tener muchos amigos con los que rodearse. Pero no se enfadó, sabía porque ella se portaba así. Su única amiga estaba de vacaciones y no volvería en todo el verano, y además buscaba novio desde hace mucho tiempo, alguien que la quisiese y la tratase bien, pero nunca tenía suerte.

Davo obligó a la chica a levantarse. Ya tenía suficiente por ese día, y si la dejaba ahí podía ser peor. Caminaron por la calle. No había nadie, excepto unos niños que se dedicaban a pintar las paredes con un spray negro. Olaya les soltó un grito, ellos salieron corriendo, y el bote rodó hasta sus pies.

La chica cogió el bote y echó a correr hacia una calle. Davo, resignado, la siguió.

- ¿A donde vas?
- A arreglar algo. Voy a vengarme de esa pija repelente. Voy a escribirle una nota a su novio, le voy a decir que le pone los cuernos.
- ¡No seas loca! Te vas a meter en un lio muy grande.

Cuando la alcanzó, en la fachada de la casa ya ponía: "Tu novia te..." De un manotazo le tiró el spray, dejando una línea negra en la pared.

- ¡Davo! Tú los odias tanto como yo. Ella se dedica a insultar a la gente y él... es todo músculos y es amigo de todos.

Eso le dolió, se enfureció, pero en vez de enfadarse con su amiga cogió el bote y terminó la frase: "Tu novia te pone los cuernos"

- Y ahora vamos, no quiero que nos pillen

Cogió su mano y tiró de ella hasta su casa. Cuando llegaron no eran mas de la 1.30

A las 4.45 el móvil de Olaya no paraba de sonar. Al final se levantó y lo único que oyó fueron gritos de emoción

- ¿Leila?¿Leila, eres tú?¿Por qué llamas a estas horas?¿No estas de vacaciones?
- ¡Lo han dejado! ¡La estúpida y el guapo lo han dejado! Ese tío está libre otra vez

Inmediatamente empezó a temblar. Su memoria estaba borrosa, pero no tanto como para olvidar a Davo, el spray negro y el mensaje... se habían metido en un gran problema...


CONTINUARÁ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario