martes, 1 de mayo de 2012

Postal II

Querido Darío:
¡¿Se puede saber dónde demonios estás?! No sé que te habrá pasado pero desde el verano no tengo ni una noticia tuya, ¡ninguna!. Aunque he de reconocer que eso, en cierto modo, me tranquiliza un poco porque antes solo me enviabas cartas porque necesitabas hablar con alguien sobre lo mal que lo estabas pasando en casa últimamente con tus padres, ¿cómo están por cierto?¿han llegado a solucionar sus problemas? 
También me ha contado un pajarito que desde que perdimos el contacto has ido bastaaante por el acantilado, ¿hay algo que yo no sepa y que "deberías" contarme? Todo el mundo sabe que allí tan solo van los aficionados a la adrenalina, por ello es que mis vayan en aumento porque no eras el tipo de chico que mostrara interés por ellos... Todavía recuerdo cuando íbamos a la playa todos juntos y mientras el resto los observábamos desde lejos con la boca abierta tú preferías echarte una siesta, por eso no paro de preguntarme qué habrá ocurrido para que hayas cambiado de opinión.
¿Te has dado cuenta? lo último que puedo recordar de ti es algo que ocurrió hace por lo menos 8 meses ¡8! Te parecerá bonito, ¿eh? Y ya no solo hablo por mí sino también por los demás, comienzan a preocuparse, ¿sabes? Es más no paran de preguntarme por ti. Además yo también comienzo a preocuparme, ¡por dios somos como hermanos si hasta nos presentábamos ante los demás como tal! nos conocemos desde que éramos unos críos, por eso me extraña que ni siquiera me hayas llamado (yo lo  intenté muchas veces pero siempre me decían que no estabas). Tan solo espero que sea una paranoia momentánea mía y que en realidad no sea nada. Escríbeme pronto.
Besos,
Luna.


Si quereís leer la historia del pj. a quien va dirigida la postal es esta - "Desde el Acantilado"espero que os guste =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario