sábado, 8 de octubre de 2011

Porque de vez en cuando la palmadita en el hombro y un "¿estás bien?" no es suficiente porque intentas fingir y que la respuesta sea un "sí" sincero cuando en realidad quieres decir que "no", sino que se necesita un abrazo sincero y que la pregunta sea "¿qué te pasa?..." seguido de un "sé que no estás bien."

No hay comentarios:

Publicar un comentario