miércoles, 5 de octubre de 2011

Despertarte y encontrarte a mi lado, que...¿bien?

Pipipi-pipipi- el despertador marcaba las 7:30, hora en la que me suelo levantar todos los días para ir a clase pero como hoy no había de un manotazo apagué el despertador e intenté volver a conciliar el sueño, pero una voz se interpuso en mi cometido.
-Emm, si no te das prisa vas a llegar tarde-la voz de mamá resonaba desde la cocina.
-Hoy no hay clase, es fiesta nacional-el dolor de cabeza tan tremendo de la resaca del día anterior confirmaba lo que acababa de decir. Intenté dejarlo pasar y me acurruqué, abrazandoa la almohada y tapándome hasta la cabeza.Espera,¿desde cuando la almohada estaba tan dura pero a la vez tan comfortable y cálida? Era casi como hubiera alguien a mi lado y más concretamente un chico, pero todo el mundo sabía que eso no era posible pero en cuanto la "almohada" me correspondió el abrazo ahí no dio lugar a dudas. Me incorporé rápidamente y, efectivamente, era un chico pero no cualquiera sino ndie más que John Spencer ¡el mismo John Spencer que me molesta día sí y día también en colaboración con su grupito de amigos!...¿se puede saber que hacía precisamente él en MI habitación, en MI cama?!
¿Qué fue lo que ocurrió anoche para ser más exactos? de repente una locura se me pasó por la cabeza, levanté las sábanas...y por suerte llevaba la ropa puesta de la noche anterior.
Al levantarme y mirar a John Spencer hizo que pensara por 1 seg. hasta que parecía una persona de lo más entrañable pero...¿qué demonios? ¡él ha sido y será siempre el más imbecil de todos los tíos del mundo!
-¡Eh, tú!-comencé a zarandearlo del brazo-¡John Spencer, despierta de una máldita vez!
Al final se dignó a abrir un ojo a regañadientes y si ni siquiera mirarme dijo-¿se puede saber que coj...?-ahí fue el momento en el que se dió cuenta de mi presencia-¡qué coño!¿qué haces tú aquí?-la resaca también le pasaba factura a él ya que en el intento de gritar se llevó inmediatamente las manos a la cabeza. 
-¿Qué hago yo?¿qué haces tú en MI habitación?
Comenzó a mirar alrededor y por lo visto se le ocurrió la misma idea que a mí-oye, ¿recuerdas si anoche hicimos algo?
-¡Estás loco, ni muerta hubiera hecho algo contigo!-negué con la cabeza, rechazando la idea.
-¿Entonces como explicas esto?-llevaba los vaqueros a medio culo(que no salía de lo común) pero sin camiseta y por mi parte, hubiera jurado que la ropa me quedaba más ajustada anoche.
-¡Emma?-
-¡Mi padre!-lo cogí del brazo para que se levantara-¡rápido, escóndete!
-Lo que me faltaba...¿Y me puedes decir dónde?-era cierto, la habitación era muy pequeña;un armario, una cama y una mesa...no había más.
-¡En el armario, la parte de abajo está vacía!
-¡Ni que fuera tu amante!
-¿Sabes el jaleo que se montaría como mi padre se enterara de esto?¿quieres meterte en un marrón así, otra vez?
Me lanzó una mirada asesina y mientras él se escondía yo recogí todo lo que estaba a la vista suyo, y yo me metí en la cama tapándome hasta la altura de los hombros.
-¿Sí, papá?
Mi padre entró , como siemre, arreglado para ir a trabajar-me ha dicho tu madre que no tenías clase y me preguntaba si...-su expresión cambió por completo-¿no huele raro?-el corazón se me paró al insante, ¿nos habría pillado?

Continuará...


No hay comentarios:

Publicar un comentario