domingo, 31 de julio de 2011

Siguiendo el plan (parte 1)



L a habitación estaba prácticamente a oscuras, la luz que entraba por la ventana tan solo se trataba de la claridad del amanecer. Rose se desperezó, bostezando; ya era la hora y tan solo esperaba que todo saliese según lo planeado. Se vistió y tras una breve ausencia en el baño, cogió su mochila y -poner una almohada bajo la colcha de la cama, lugar donde ella “debía” de estar las siguientes cincos horas- se “deslizó” por el pasillo hasta llegar a la escalera. Intentó abrir el pestillo de la puerta el mayor sigilo posible pero cuando fue a girar el picaporte, la luz del pasillo alumbró parte de la escalera.



-¡Oh, no!-murmuró Rose, escondiéndose lo más rápido posible detrás del sofá, en cuclillas. Al final, pudo vislumbrar a su abuela bajando la escalera -¡imposible, ella se levanta a las siete!-lo tenía todo previsto.

Siguió con la mirada a su abuela que se dirigía a la cocina para servirse un vaso de leche. Rose esperaba que se lo subiera a su habitación, pero al final fue todo lo contrario. Se sentó en una silla y se quedó pensativa durante un buen rato. La chica comenzaba a impacientarse, se estaba retrasando y todo su plan se iba al garete. Para colmo las piernas se le adormecieron, fue a cambiar de posición pero la mochila que llevaba a su espalda chocó contra el revistero provocando un gran estruendo.
Tanto Rose como su abuela se sobresaltaron, en especial esta última:



-¿Hay alguien aquí?

-“Genial, ¿qué hago ahora?”-Rose se encontraba atrapada, tenía que pensar algo rápidamente si quería no ser descubierta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario