miércoles, 23 de marzo de 2011

???


[Segunda Parte de "Mentiras y Apariencias"]
Antes de tomar una decisión pensó en todo aquello que podría perder si entraba pero, ¿¡ a quién iba quería engañar!? ni siquiera sabía si realmente tuviera algo que perder. <Entro, ya está decidido>.
Tomó una bocanada de aire antes de pasar y cerrar la puerta tras de sí, dejándolo todo de manera definitiva atrás:

-¡Oye, no puedes ir así!- le dijo una mujer con tono cariñoso-toma, ponte esto irás más acorde con la temática de la fiesta-antes de que pudiera decir nada un vestido tojo y una máscara se encontraban entre los brazos de Zoe.

Mientras buscaba un lugar donde cambiarse observó todo aquello que la rodeaba: una inmensa sala decorada al más puro estilo veneciano clásico, una orquesta tocaba al fondo de esta y en el lateral se extendía una larguísima mesa con aperitivos, comida y bebida. Todo el mundo se reía y parecía divertirse como nunca, ese ambiente hizo que una sonrisa se dibujara en el rostro de Zoe.

-Perdona, pero si buscas el cambiador está por allí-la voz de una chica más joven que ella la sacó de sus pensamientos.

-Gracias- pudo decir antes de que esta se marchara.


Nada más salir le ofrecieron que se animara al siguiente baile que estaba a punto de comenzar, ella no sabía qué hacer pero antes de que pudiera darse cuenta ya estaba bailando con un desconocido del cual lo único que pudo saber era que tenía una sonrisa encantadora ya que era lo único que no tapaba su máscara. En cuanto dieron la señal de cambio de parejas hizo que girara sobre sí misma para encontrarse de cara con otro desconocido:

-Al final decidistes entrar- dijo este mientras se colocaban en posición de pareja.


-¡Tu!


-¡Yo!-se burló de ella imitando su voz-no sabes dónde te estás metiendo.

-Pues yo creo que sí-mintió, todo aquello parecía demasiado bonito para que algo pudiera ir mal.


-No tienes ni idea-respuso mientras seguían bailando-¿acaso te crees que toda esta gente es así en realidad?...no, sólo están aquí porque sus vidas son mediocres.

-¿Tú también?-le preguntó ella de manera repentina.


-Zoe, no te dejes engañar por las apariencias-dijo mientras hacía que de nuevo ella girara sobre sí misma-aún estás a tiempo-le susurró en el oído cuando se encontraba de espaldas a él.


"¿Cómo sabes mi nombre?" estuvo a punto de preguntarle pero cuando se volvió el chico misterioso había desaparecido dejándola sola y desorientada.


PD: Os habréis dado cuenta que esta entrada tiene de título "???" bien pues el motivo es porque estoy indecisa y no sé que título iría más acorde con la historia <<¿El Principio del Fin??>> o <>...¿Cuál os gustaría más?Está permitido decir ninguno xD

viernes, 18 de marzo de 2011



Creo que esta foto lo dice todo xD... "estudiar, estudiar, estudiar y más estudiar" esto ha sido prácticamente lo único que me ha dado tiempo a hacer estas dos semanas por eso no he podido publicar ninguna entrada pero prometo que muy muy pronto subiré una. Lo único que os puedo decir es que se trata de la segunda parte de "Mentiras y Apariencias" espero que os gustara la primera parte ;)


PD: no sé si alguien estará de exámenes aún pero si es así...¡Mucha suerte y ánimo! ^^

lunes, 7 de marzo de 2011

Música y luces, eso era lo único que era capaz de percibir en esos momentos. Ya hacía rato que había entrado en aquel local y, tras una copa, cualquiera se animaba a bailar a pesar de que fuera sola.

Parecía que el zumbido que producida los altavoces se habían adentrado en su cuerpo, y esto era lo que la impulsaba a bailar. De repente, unos ojos azules captaron su atención pero debido a la multitud de gente acabó por perderlos de vista. Ella solo pudo encogerse de hombros y seguir bailando de forma despreocupada. Cuando fue a darse cuenta, esos mismos ojos se encontraban bailando a su alrededor y con ellos un chico de alta estura.

Ella miró alrededor pensando que quizás se trataba de una broma de mal gusto pero enseguida él captó su atención con una sonrisa invitándola a seguir bailando, ella le correspondió con otra.

Al parecer el local era muy transcurrido porque comenzó a llenarse hasta tal punto que acabaron abrazados. Él la rodeó por la cintura a modo protector de posibles empujones. Cuando le susurraba algo mientras ella se reía divertida, él se acercó buscando los labios de su acompañante, en cambio, ella los rehuyó indecisa. Ante este gesto él no pudo más que echarse a reír y sin apartar la mirada de sus ojos cogió las manos de ella y las colocó alrededor de su cuello.

Siguieron bailando durante un buen rato, cuando la incomodidad por bailar con un desconocido finalizó como la canción que estaba sonando hasta ese momento; ella sin pensárselo dos veces dio comienzo a la siguiente posando sus labios en los de él.