jueves, 24 de febrero de 2011

With Me



1…2…3…4…5…6 Pese a que la primavera nos honraba con su presencia a ratos, una simple chaqueta era prenda suficiente para salir a la calle. En la playa había una chica que saltaba de manera despreocupada de una roca a otra contándolas a su paso, su recogido mostraba su rostro y su expresión mostraba cierta preocupación a pesar del intento que hacía para no recordar lo mismo una y otra vez.

Cuando se sintió cansada se sentó en la arena, acurrucada y abrazándose las piernas, cualquiera diría que necesitaba a alguien a su lado; y así fue, porque no tardaron en llegar. Se trataban de tres personas que se acercaban intentando no hacer ruido alguno para no sorprender a la chica, cuando estos se encontraban cerca se tiraron encima de la chica gritando su nombre, “Sammy” creo que escuché. El viento provocaba que su conversación pudiera oírse en toda la playa:

-Te hemos estado buscando por todas partes-dijo uno de ellos, todavía encima de la tal Sammy.

-Por desgracia, me habéis encontrado…sé lo que me vais a decir y la respuesta es no.

Los tres se miraron sorprendidos-creo que nos conocemos demasiado-repuso la otra chica pasando un brazo por el cuello de su amiga-si no, no sabríamos donde encontrarte cuando quieres desconectar.

-No me hagáis ir, os lo pido-suplicó cansada.

-Comprende que o nos cortan la cabeza o te la cortan a ti…lo siento pero el egoísmo sale a la luz en estos caso-esa broma hizo que se dibujara una sonrisa en los labios de Sammy.

-Gracias por los ánimos, pero no ayudas mucho John.

-Al menos lo he intentado, no como otros, ¿verdad, Dan?

-Cállate, sabes que animar no es lo mío…Además, ¿para qué estáis tú y Alice?

-Bueno, cuando queráis volvemos al motivo por el que hemos venido-repuso la que se suponía que se llama Alice con un tono más serio-Sammy,sabemos que lo estás pasando mal pero tus padres están preocupados, les importas y…

-¿Qué les importo?-preguntó incrédula-no debí importarles cuando decidieron separarse, no debí de preocuparles cuando me hicieron elegir con quién tenía que vivir, ¿¡cómo quieren que esté en casa cuando no puedo hablar con ellos por lo que están haciendo pasar?! Noo, su solución es llevarme a un psicólogo que por lo único que le pagan es para estar con la boca cerrada.

Alice la abrazó con fuerza, John simplemente se sentó a su lado dándole un apretón amistoso en el brazo y Dan comenzó a andar en varias direcciones-pues entonces no vayas-dijo este último parándose frente al resto-yo también pasé por lo mismo y no es fácil así que…-se encogió de hombros-diremos que no te hemos visto y ya está, además para que quieres a un psicólogo teniéndonos a nosotros-comentó sentándose él también.

Sammy comenzó a reírse-eso es cierto.

John lo miró sorprendido-eso me ha llegado al alma, tío, sabes que siempre te he querido-se tiró sobre Dan haciendo como si llorara de la emoción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario