domingo, 16 de enero de 2011

Justice


Diez minutos tarde. Una mirada cautelosa. Un portazo. Un último spring. Una bocanada de aire. Y una llamada a la puerta del infierno. Así era como denominaban a las clases del profesor Thomas:
-Señorita Stratford, primer día después de las vacaciones de Navidad y llega tarde, buen comienzo- saludó con cierto sarcasmo. Tras oír esto, Julie decidió no decir nada y sentarse en el peor sitio del mundo con el peor compañero del mundo.
Se dejó caer en el asiento y sacar sus libros sin antes haber mirado de reojo a Luke, su compañero, por mal que le pudiera caer este tipo no podía evitar mirarle de reojo cuando les tocaba juntos en clase.
El profesor Thomas se tiraba las clases de historia explicando sin parar lo que hacía muy complicado coger apuntes pero, aún más difícil, con el olor a tabaco que provenía del asiento contiguo al de ella… “Uff, primera hora y ya está fumando” pensó Julie con resignación, aunque no podía negar que sentía curiosidad por darle una calada a uno.
Cuando pasaron veinte minutos desde el comienzo de la clase no pudo soportarlo más-oye, ¿te importa?- preguntó a su compañero exasperada.
Este le miró con indiferencia y expulsó el humo hacia la ventana-sí… ¿algún problema?-dijo dando otra calada.
-Pues sí, vale que te permitan fumar porque consigues que no se huela aquí dentro-cosa que no entendí como hacía- pero…aún así a mí sí que me da y estoy intentando tomar apuntes-Julie dejó caer el boli sobre la mesa, cansada de lo mismo día tras día.
Luke fue a contestarle pero fue el profesor Thomas quien lo hizo-Stratford y Stinson, cuando hayan acabado su discusión amorosa, avisad para continuar con la clase-esto sería la gota que colmara el vaso, Julie odiaba ese tipo de comentarios por no decir que la ponían frenética.
Cuando el reloj marcaba que ya había pasado la primera mitad de la hora de historia, Julie comenzó a recoger sus cosas y las guardó en la mochila, se dio cuenta de que Luke la había estado observando- ¿puedo?- señaló su cigarro.
Se encogió de hombros y se lo pasó, Julie lo cogió y le dio una calada aunque al ser la primera vez que hacía eso no supo expulsar bien el humo y tosió varias veces. Cuando estuvo a punto de devolverlo lo acercó sin que nadie se diera cuenta al detector de humo provocando que saltaran las alarmas y por lo tanto que comenzara a “llover” en las aulas.
-Gracias, ya tengo una cosa menos en mi lista de cosas por hacer-dijo devolviendo el cigarro a su dueño. Vio como debido a las prisas del profesor Thomas por salir que al engancharse la chaqueta en la puerta hizo que cayera al suelo.
Luke se levantó sin prisas a pesar de lo mojado que se encontraba ya y puso su mano en el hombro de la chica-eres una tía legal, ya era hora de que alguien hiciera callar a ese cabrón- tiró el cigarro al suelo, ya que no podía hacer nada con él y se fue. Julie, al contrario, suspiró aliviada y se quedó en su sitio pensando en lo irónico que había resultado lo de “tía legal”.
Cuando la “lluvia” llegó a su fin llegó a la conclusión que no merecía la pena seguir allí pudiendo marcharse a casa y quien sabe quizá se encontraba a Luke por el camino y le robaba otra calada a su cigarro, esperaba no aficionarse a eso después de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario