martes, 25 de enero de 2011

Intrusa pero conocida

[Segunda parte de "Realidad o Delirio"]

Tic tac. Tic tac. Tic tac. Este era el único sonido que se podía apreciar en todo el dormitorio aparte de mi respiración, giré la cabeza para ver la hora en el despertador y me sorprendió ver lo tarde que era. No acostumbraba a escaquearme y saltarme las clases para quedarme en casa pero dado que apenas dormía, esto era incluso más productivo. De repente, la puerta se abrió de golpe como si un tornado entrara y la echaba abajo:
-¡Tú! ¿¡Cómo se te ocurre saltarte las clases como si nada?!- me incorporé esforzándome para que no se me cerraran los ojos. Antes de poder decir algo en mi defensa ella continuó hablando- a eso se le llama “hacer novillos”, ¿lo sabias?
-Laura, ¿cómo has entrado?- pregunté con un tono bastante somnoliento; mis padres trabajaban y a excepción de ellos y de mí, nadie más tenía llaves excepto…
-Deberías saber que la llave debajo del felpudo es un truco que está ya muy visto, amigo mío-comentó mientras se sentaba en la alfombra apoyándose en mi cama y dejando caer la cabeza en el colchón.
-¿Y tú por qué no estás en clase?- todavía faltaban dos horas para que acabaran las clases. Me levanté y me dirigí hacia la ventana, la abrí y esperé a que entrara el frío de la calle.
-Tenía guardia el resto del día, así que decidí irme- se quedó mirando el techo como si viera algo muy interesante-¿y tú? ¿te encuentras bien?
-Sí, es solo que necesitaba dormir-me senté en la ventana dándole la espalda.
-Tienes mejor aspecto, eso no lo niego pero no deberías hacer esto muy a menudo-se puso a jugar con su pelo sin apartar la vista del techo.
-Lo sé-me encogí de hombros y bostecé.
Pasado unos segundos comenzó a cantar una canción entre susurros-Sometimes I wish I could save you, And there's so many things, That I want you to know, I won't give up till it's over, If it takes you forever, I want you to know, That if you fall, stumble down.
Pude imaginar que pasaría un buen rato hasta que comenzó a susurrar cada vez más bajo hasta quedarse callada de improvisto. Me acerqué a ella y me di cuenta de que en realidad estaba completamente dormida. Estaba claro que si había un premio para la chica más extraña se llevaba el primero, sonreí de manera inconciente e intenté levantarla para que se acostara en mi cama y durmiera. Mientras tanto decidí bajar al salón y ponerme a ver la televisión aunque solo fuera para matar el tiempo.

*La canción que susurra Laura es Save You- Simple Plan...Espero que os guste esta segunda parte ^^

1 comentario:

  1. Hey, me ha gustado mucho la verdad. Me he quedado pensando... :)

    Y es que a veces saltarse una clase puede significar confinarse en una pieza, y contando las razones, vaya que tiene sentido. Por un momento creí estar ahí, escuchando como se quedaba dormida. La chica más extraña del mundo (en el sentido musical y libre que le otorgas), debe de ser una persona genial de conocer :)

    Saludos, espero poder leerte pronto.

    ResponderEliminar